SSD, ¿es el momento de comprar?

Es conocido que los SSD (Solid State Drive) son unidades de almacenamiento súper rápidas, aunque de menos capacidad que un disco duro conve...


Es conocido que los SSD (Solid State Drive) son unidades de almacenamiento súper rápidas, aunque de menos capacidad que un disco duro convencional. Estas unidades SSD son capaces de, por ejemplo, agilizar el arranque de tu ordenador, convirtiendo en pocos segundos un proceso que actualmente dura varios minutos.

Los nuevos ordenadores portátiles ultrabook o el Macbook Air, están dotados de una unidad de SSD, en vez de un disco duro. Lo que les permite minimizar el tiempo de respuesta o acceso con los datos del disco, convirtiendo a pocos segundas las tareas más cotidianas. Un ordenador con SSD arranca el sistema operativo y las aplicaciones mucho más rápido que un ordenador con disco duro, aunque el ordenador con SSD sea mucho menos potente.

Si quieres darle mucha más velocidad a tu ordenador deberías plantearte comprar un SSD para sustituirlo por tu disco duro principal. El problema es que los SSD son de menos capacidad, aunque hay modelos SSD de 512GB pero son exageradamente más caros. Un disco SSD asequible por coste sería el de 128GB, pero en muchos casos este se antoja pequeño para alojar un sistema operativo y las aplicaciones. La solución es utilizar un SSD principal, para el sistema operativo y aplicaciones, y luego un disco duro con más capacidad para tus datos, fotos, música y vídeos.

Esta tecnología SSD, se está implantando ahora y como todas las nueva tecnologías, hacerte con un SSD en este momento será muy costoso. Si no tienes prisa, lo ideal es que esperes 1 año, para que bajen de precio. Se espera una bajada de precios debido a la avalancha de ultrabooks con SSD que van a salir a la venta en el 2012. Además, las tablets tipo iPad usan memoria SSD y ya disponemos de millones en el mercado, también es lógico pensar que las tablets irán ganando capacidad en sus unidades SSD.

El secreto de los SSD es que están desarrollados con una memoria Flash, en vez de un disco magnético como es el caso de los discos duros. Los SSD son mucho más robustos y resistentes a los golpes, en comparación con los discos duros. Y además, los SSD son más longevos.

En conclusión, si necesitas dotar de mayor velocidad a tu equipo hazte con un SSD. Pero si puedes esperar unos meses, tu bolsillo te lo agradecerá.

Publicado por: Sergio Navas

Fundador y CEO del proyecto iSenaCode. Soy amante de la tecnología en todas sus vertientes, electrónico de profesión y un buscador incansable de la app perfecta ;)




Publicar un comentario

Destacado

¿Que dice nuestra comunidad?

Siguenos en las redes sociales



item