Software obsoleto y posible puerta de virus

Buenas tardes, chicos/as. Hoy vengo a hablaros de un tema que posiblemente muchos de vosotros hayáis experimentado alguna vez, por no decir todos, la verdad. Se trata de las actualizaciones, tanto del sistema como de vuestras aplicaciones favoritas. ¿Cómo deberíamos responder ante un mensaje de actualización disponible y por qué? Veámoslo.

Desventajas de usar software obsoleto:

La primera ventaja que se nos suele pasar por la cabeza cuando vemos una actualización, es que disfrutaremos de más características del programa o del sistema. Pero, ¿Qué pasa si desconocemos estas mejoras o no nos interesan? La elección, por lo menos de la mayor parte de usuarios que utilizan su PC para cosas básicas, es de dejar la actualización para más tarde, o incluso de rechazarla. Es por ello que siempre aconsejo buscar los llamados changelog o notas de la versión, que se trata de un documento elaborado por el fabricante del sistema que recoge todos los cambios de la nueva actualización, así como mejoras y otros detalles.

Esto es algo que no deberíamos hacer, salvo en ocasiones muy excepcionales que rara vez se le presentarán al usuario común, principalmente, porque la mayoría de las actualizaciones, por no decir todas, traen consigo correcciones de errores. Esto significa que las probabilidades de fallo de la aplicación bajan considerablemente, pero no hablamos solo de algún cierre inesperado, sino también de esos momentos en los que deja de responder y nos vemos obligados a forzar el cierre (más de una vez perdiendo el trabajo), o lo más importante: Cerramos posibles puertas de entradas a virus, troyanos, gusanos y otro malware que pueda viajar por la red o estar en nuestro equipo y aprovecharse de agujeros de seguridad.

Si por otro lado nos encontramos con sistemas en los que una actualización puede provocar que tanto éste como su integridad dejen de funcionar, es aconsejable su no instalación, en caso de ser prescindible. Pero siempre aconsejable usar sistemas que en un futuro se puedan ampliar, ya que así no nos encontraremos con por ejemplo la situación actual de los cajeros automáticos de todo el mundo: el 95% usa Windows XP y cambiar el sistema supone costes astronómicos debido a que no se actualizó cuando debía.

Mi consejo:

Este es, por ejemplo el caso de Windows XP, que se encuentra ya en estado de sistema muerto y se nos aconseja su actualización a sus hermanos mayores Windows 7 u 8, o, en caso de que no podamos actualizar, es muy importante no conectarnos a Internet desde ordenadores con ese sistema. Si nada de esto es posible, siempre podéis considerar la opción de migrar a GNU/Linux, usando por ejemplo Lubuntu si disponéis de un ordenador con bastantes años.

Es por todo ello que cuando veo a alguien con una versión obsoleta de algún programa, ya sea por ejemplo Office, que ya tenemos la versión 2013 funcionando y aún sé de gente que sigue en la 2003 o 2007, o de Photoshop, que desde el año pasado tenemos la versión CC, la siguiente a la CS6, ya liberada y funcional, además de con muchas características interesantes; les aconsejo actualización, y si se niegan les insisto. Porque es mejor para su seguridad, y además con nuevas funciones.

Os invito a no pasar por alto las actualizaciones y nuevas versiones del software que uséis a diario, porque os pueden salvar de algún apuro en caso de que tengan posibles puertas de virus (cosa que al final no sabemos) o de cuelgues.


Publicado por: Pedro Adame Vergara

Coordinador del Blog iSenaCode. Soy un gamer por naturaleza y experto en Windows. Soy el experto de iSenaCode en todo lo relacionado con el mundo del PC.


Publicar un comentario

Destacado

¿Que dice nuestra comunidad?

Siguenos en las redes sociales



item