Proyecto RepRap, impresoras 3D low-cost que se replican a sí mismas

La ambición de una persona por llevar las más nuevas tecnologías al usuario común a precios muy competitivos y al alcance del bolsillo medio cada vez puede ir más lejos, y aquí llegamos al Proyecto RepRap, que pretende traer impresoras 3D a personas y comunidades a precios low-cost.


El proyecto está ideado de forma que una única impresora 3D puede fabricar la mayor parte de sus componentes, es decir, todo lo que son piezas. Por lo cual, el coste de estas piezas se vería eliminado dejando sólo el coste del material necesario para imprimirlas.

Historia:

El blog sobre RepRap comenzó hace ya más nueve años, y tan sólo un año y medio después, el prototipo de lo que después sería la RepRap 1.0 llamada Darwin, consiguió replicar una parte utilizada en sí misma, que originalmente fue impresa por una impresora 3D comercial, y ahora se sustituiría por esta nueva, pudiendo mantener el funcionamiento. Más tarde, en 2008, Darwin consigue replicar al menos una vez la mitad de todas sus piezas.

Un año después, el prototipo de la RepRap 2.0 o Mendel consigue replicar su primera pieza, y 11 días después, se completa este modelo, cuyas mejoras son más estéticas que funcionales, ya que la forma ahora es un prisma triangular en lugar de un cubo, lo que abarata costes.

Actualmente existen más de 30 derivados distintos del RepRap, algunos de ellos incluso comerciales. Esto se debe a que cualquiera puede diseñar su propio RepRap o mejorar el ya existente, debido a la licencia Open Source del proyecto. Por ejemplo, el Mendel original usa una cabeza que se mueve en los ejes X e Y, y una base móvil que se mueve en el eje Z, y existen derivados de Mendel que han cambiado este esquema.

Primera replica completa. Todas las piezas de plástico de la impresora hija fueron impresas con la impresora padre.

Objetivos de futuro:

El objetivo principal del proyecto es llevar impresoras 3D asequibles a todo el planeta. Un dispositivo de fabricación de objetos de escritorio con el que imprimir objetos de uso cotidiano, según sus creadores.

Aprovechándose de la capacidad viral para su difusión por el mundo, dado que cada máquina puede generar un número indefinido de hijas, personalmente veo posible que en un futuro no demasiado lejano podamos tener una impresora 3D con piezas fabricadas por otra, por no más de 100€, frente a los varios miles que cuesta una impresora 3D comercial actual, cosa que seguro que los diseñadores 3D agradecen mucho para ver sus modelados físicamente.

Publicado por: Pedro Adame Vergara

Coordinador del Blog iSenaCode. Soy un gamer por naturaleza y experto en Windows. Soy el experto de iSenaCode en todo lo relacionado con el mundo del PC.


Publicar un comentario

Destacado

¿Que dice nuestra comunidad?

Siguenos en las redes sociales



item