Imágenes en mapas de bits e imágenes vectoriales. Diferencias y cuándo usarlas

Si alguna vez habéis oído los conceptos de 'Mapa de bits' o 'Imagen vectorial' sin saber a lo que corresponden probablemente os lo hayáis preguntado, ya que ambos corresponden con imágenes. Hoy os voy a contar en qué se diferencian y cuándo conviene más usar un tipo u otro de imagen.


Básicamente existen dos formas de representar una imagen en un ordenador, así como de guardarla. En formato Mapa de bits, y en formato vectorial. ¿Alguna vez os preguntásteis por qué existen Adobe Photoshop y Adobe Illustrator cuando ambos se usan para tratamiento de imágenes? O también la pareja GIMP e Inkscape.

Mapa de bits:

La mayoría de imágenes que vemos en nuestro día a día pertenecen a este formato. ¿Os suena JPEG? Es un formato de imagen guardado como mapa de bits. 

Se caracteriza porque se guarda cada píxel junto con el color que le corresponde, es por esto que las imágenes en mapas de bits no son aumentables de tamaño. No se pueden sacar píxeles de donde no los hay, y un ordenador no es capaz de 'imaginar' lo que debería haber. Si aumentamos de resolución una imagen en mapa de bits, pueden pasar dos cosas: Se pixelará o se pondrá borrosa. Sin embargo podemos reducirla sin problemas, teniendo en cuenta que si guardamos el trabajo luego no podremos devolverla al tamaño original por lo antes mencionado.

¿Dónde usarlo?
  • Fotografías.
  • Imágenes con alto nivel de detalle.
  • Fotomontajes.
  • Imágenes que no necesitemos manipular.
Zoom sobre imagen de mapa de bits, apreciación de los píxeles individuales

Imagen vectorial:

Estas imágenes no son tan comunes de ver, pero son bastante utilizadas, dado su principal característica: Sí son reescalables, podemos aumentarla de tamaño sin perder calidad. ¿Cuánto? Todo lo que deseemos.

Otro dato importante es su forma de ser guardada, al contrario que en mapa de bits, en este tipo de imagen no se guardan los píxeles que la conforman, sino que se guardan coordenadas clave y los trazos que las unen, expresados mediante funciones matemáticas. Gracias a esto, por mucho que estiremos la imagen, el trazo que une dos puntos seguirá siendo exactamente idéntico en una imagen de 100 x 100 píxeles que en una de 4000 x 4000 píxeles de resolución.

¿Dónde usarlo?
  • Logotipos y otras imágenes corporativas.
  • Imágenes para animaciones flash.
  • Cualquier imagen que posteriormente haya que agrandar.
  • Proyectos para impresión.

Espero que el artículo os haya resultado útil, si tenéis cualquier aportación u opinión, podéis hacerlo en comentarios :)

Publicado por: Pedro Adame Vergara

Coordinador del Blog iSenaCode. Soy un gamer por naturaleza y experto en Windows. Soy el experto de iSenaCode en todo lo relacionado con el mundo del PC.


Publicar un comentario

Destacado

¿Que dice nuestra comunidad?

Siguenos en las redes sociales



item